16 de agosto de 2010

Propuestas para fomentar el amor por la lectura, la escritura y la divulgación científica

Cerrando nuestra dupla dedicada a la lectura, Alicia Soto Palomino, docente, promotora y autora pedagógica, escribe sobre las estrategias locales que la Red Independiente de Promotores de Lectura de Veracruz ha establecido para fomentar la lectura y la educación reflexiva en nuestro Estado.
Alicia es miembro de número de la Academia Mexicana de la Educación y escribe constantemente en el Diario de Xalapa. Los miembros del Observatorio le agradecemos su participación en este espacio.

___________________________________________


Como coordinadora de la Red Independiente de Promotores de Lectura de Veracruz he realizado actividades enfocadas al fomento de la lectura y escritura lúdica y placentera, utilizando para ello, principalmente, los textos literarios. Desde hace cuatro años he incluido actividades relacionadas con el fomento de la divulgación científica, participando con diversas instituciones como son COVECYT, Universidad Veracruzana, IVEC, CONACULTA y la Dirección General de Telebachillerato. En ese marco, hace seis años participé como asistente en el proyecto de divulgación científica para niños titulado ¿Quieres saber?, coordinado por el Licenciado Adalberto Fox Rivera y un grupo de jóvenes que cursaban diversas carreras universitarias, apoyados por investigadores nacionales de todas las áreas.

Desde hace dos años que se formó esta red me he dedicado a impartir talleres a docentes y alumnos de diversos niveles educativos, y en conjunción con las instituciones antes mencionadas hemos tratado de compartir el amor y la pasión por la lectura, escritura y la divulgación científica a través de diversas manifestaciones artísticas como la pintura, la danza, el teatro y el canto, a la vez que se han recuperado las experiencias de los asistentes a los cursos en algunas crónicas y material virtual.

Los niños que asistieron a esos talleres se enamoraron de la ciencia y por ello han decidido estudiar carreras dedicadas a estas disciplinas (mis hijas son ejemplo de ello). Es por esto que hablo de mi experiencia y de la necesidad de fomentar el amor por la ciencia a través de talleres lúdicos y prácticos al mismo tiempo, que permitan acrecentar la investigación, la actitud crítica y reflexiva que en verdad conduce al cambio de nuestro entorno y de la sociedad en general.

Necesitamos ser cada vez más autónomos e independientes de los mecanismos y estructuras extranjeras, debemos producir nuestras herramientas y maquinarias, pero eso sólo se logrará si invertimos tiempo, capacitación y formación de calidad en nuestros hijos y alumnos. El desarrollo científico y tecnológico es un compromiso que los adultos no logramos alcanzar con eficacia, pero nuestros hijos cuentan con el apoyo y la experiencia de nosotros para lograrlo.

Somos un grupo de docentes comprometidos con el presente y con la juventud y por ello estamos planteando un taller permanente para la formación de capacidades expresivas y tecnológicas que permitirán a los alumnos extender su amor por la lectura, escritura y la divulgación científica. En el mes de octubre se realiza las semana de la ciencia y tecnología y ya estamos pensando en participar con algunos talleres y actividades que acerquen a los pequeños a la ciencia.

Necesitamos, como sociedad civil, apoyar iniciativas que fortalezcan los valores, tradiciones y enseñanzas que se han ido perdiendo por las influencias de la “modernidad”, la cual no es una antagonista, sino una auxiliar para lograr avances y alcances en todos los rubros del desarrollo social, científico y cultural.

Últimamente nos hemos reunido un grupo de personas en la Casa de la Cultura de Banderilla, y cobijados por la hospitalidad de la maestra Irma Yolanda Hernández Jiménez hemos realizado varios eventos enfocados al rescate de leyendas, historias relacionadas con la Revolución y los personajes famosos que han pasado por Banderilla. Las tertulias se acompañan con comida tradicional, pero es la participación de todos los asistentes, ya sean niños, jóvenes o adultos, lo que nutre el ambiente: todos tenemos algo que contar, algo que compartir, y es tan bello sentir la emoción de contar un relato y ver los rostros interesados en la anécdota, observar las expresiones de susto o asombro que causa en los pequeños es formidable, pues nos damos cuenta que aún siguen vivas las tradiciones. Doña Yola siempre dice: “antes nuestras pláticas estaban relacionada con lo que nos sucedía en las casas, durante la noche y se contaban si alguien había oído ruidos, sentido moverse la cama o los trates”. Ahora ya no se platica ni se sienten esas presencias…

Parecería que la magia se ha quedado dormida, que las tradiciones están agonizando y es por eso que debemos rescatarlas, darles nueva vida, recuperar los momentos gratos para compartir un café, un chocolate o un pan cocinado en horno antiguo.
Para el mes de octubre de 2010 estamos planeando hacer un recorrido histórico a las haciendas cercanas a Banderilla y de esta forma vivenciar el conocimiento de la historia a través de los cronistas del lugar. ¡Qué mejor de manera de aprender la historia que experimentándola y conociendo de labios de expertos los hechos, sucesos y lugares que nos han dado una identidad y una riqueza cultural!

En la actualidad algunos compañeros promotores de lectura que forman parte de la Red se encuentran trabajando en San Andrés Tuxtla impartiendo diplomados sobre la lecto-escritura, otras compañeras en Orizaba realizan actividades con alumnos de bachillerato y para compartir sus conocimientos los llevan a las escuelas de niveles de educación básica. Un compañero que trabajó en Mesa de Calcote trabajó en el rescate del náhuatl a través de las leyendas y hechos históricos de esa región.

Los integrantes de la Red somos personas preocupadas por el presente, y por ello siempre estamos pensando en las formas de rescatar las tradiciones, cultura y riqueza de nuestro Estado, además de impulsar el gusto por la ciencia y la tecnología. Si a alguno de los lectores le interesa unirse a esta aventura, para integrarlo a algunos proyectos les proporciono líneas abajo mis correos.

La promoción de la lectura con jóvenes y por jóvenes es nuestro gran reto; lograr que se interesen en unirse a este proyecto. Cito a Felipe Garrido: “la lectura se contagia y se aprende si es adquirida como un juego”.
Nuestro espacio vital sólo cambiará en la medida en que nosotros podamos intervenir. El futuro será mejor si desde hoy hacemos algo por cambiarlo, y si es de manera lúdica todos nos divertiremos.

http://miblogveracruz.blogspot.com
aliciasoto31@hotmail.com, aliciasoto31@yahoo.com.mx

1 comentario:

A. Kurtz dijo...

Como profesor en una escuela de artes, escritor y tallerista de literatura y lectura, leo con sumo interés el proyecto que me envían en este mensaje. Y al mismo tiempo, me gustaría añadir algunas acotaciones al sentido del mismo.

1. Creo que la lectura, como tal, no se "ama." Creo que, si bien no se trata de una búsqueda utilitaria de la lectura, a través de una propuesta tecnócrata y funcionalista (que las he visto propuestas, y que llegaron al grado de "medir" cuantitativamente las palabras leídas a diario por un niño, como manera de certificar que el proceso "se está dando"), sí se trata de extraer el talante romántico detrás de la lectura.

2. Quienes nos apasionamos por la lectura no necesariamente tenemos ese elemento "contagiante" que permita que otros se apasionen; niños, adultos, lo que buscamos -y todos buscamos- en la lectura es una forma de identificarnos con el mundo. Y de lo que creo que se trata no es un proceso de contagio, es una serie de estrategias que le permitan a un individuo autodeterminarse para integrar la lectura a su vida.

3. Igualmente hago la cita que acompaña el final del texto, de Felipe Garrido, quien dice que “la lectura se contagia y se aprende si es adquirida como un juego," y me gustaría parafrasearla: no es sólo la lectura la que se contagia y aprende si es adquirida como juego; también el sentido y propósito y sueños de la vida. Si logra contagiarse, nuevamente y desde raíz, el sentido de búsqueda y cuestionamiento con el que nacemos todos los seres humanos, y que se "vacuna" a base de un sistemático desmembramiento de nuestra pasión por conocer la realidad (desde la primaria, pasando por la terrible terrible educación media y media superior, y certificándose con los estuduos universitarios), creo que estos seres humanos encontrarán que la lectura forma parte crucial de su viaje por la vida.

4. Porque de lo contrario, sólo nos encontraremos, en estos talleres, en estos programas, a niños inmediatamente desencantados, una vez avasallados por la realidad tan exigente, tan pragmática, que a su vez dejen la lectura para un tiempo libre y de esparcimiento que de ninguna manera encontrarán en sus vidas laborales; a su vez, también nos encontraremos a maestros que simulan la pasión con palmadas en la espalda y "casos de éxito" que salen de sus aulas, pero que en realidad sólo van para obtener un punto más en su escalafón.

Suena crítico, y un poco amargo lo que les planteo, pero primero viene la sensatez --que suele ser un poco fría-- y luego vienen las estrategias. Y creo que hay estrategias más claras y más precisas, que no aspiran a contagiar pasiones sino a enseñar las tácticas que les permitan incluir la lectura en las respectivas vidas de quienes quieren leer.